lunes, 15 de agosto de 2016

Lo que me parece ayer

Mañana por la mañana, a las tres de la tarde, empezamos mal. Han repartido mi tarta de cumpleaños tres siglos después de que me mataran los mosquitos. El lago de mi desierto está repleto de cajas vacías. ¡Me quejo porque el número uno podría ser mucho más sencillo! Se empecina el sol en arrastrarse por las cortinas de mi espalda. No lloro. Soy manzana que deja atrás a la virgen intacta. Aunque no he reparado en las pastillas, huelo que fumo. No me extraña lo que me parece esta noche cuando amanece ayer.